Desarrollo profesional: qué es y cómo elaborar un plan

11 de septiembre de 2023
Desarrollo Profesional

El concepto de éxito profesional está evolucionando debido a la simplificación de las estructuras organizativas de las empresas. Los tradicionales ascensos de tipo vertical ya no son la única forma de desarrollo profesional. La rotación entre puestos y los movimientos laterales entre departamentos han dado paso a una visión más amplia del desarrollo profesional.

Por otro lado, la elevada competencia que existe en los mercados y los avances tecnológicos, han hecho que el desarrollo profesional sea esencial para empoderar a los trabajadores y mantener sus habilidades actualizadas. Empresas, líderes y directivos, deben abordar estas necesidades y facilitar el crecimiento personal y profesional.

A continuación, abordamos qué es el desarrollo profesional, por qué es tan importante para trabajadores y empresas y cómo crear un plan efectivo. Terminaremos con un ejemplo concreto de las acciones a tomar para impulsar el desarrollo empresarial en varios ámbitos profesionales.

¿Qué es el desarrollo profesional?

El desarrollo profesional es el proceso de aprendizaje y mejora constante de habilidades que tienen como objetivo el progreso en el ámbito laboral. Se trata de acumular experiencias, adquirir nuevas destrezas y fortalecer relaciones a lo largo de la trayectoria profesional que contribuyan a la obtención de beneficios, tanto para el trabajador como para la empresa.

Este camino de crecimiento se construye sobre la base de hábitos personales como el compromiso, el esfuerzo y la responsabilidad, combinados con la formación y adquisición de competencias. Estas competencias deben ir dirigidas tanto a un conocimiento global de la empresa como a un aprendizaje más profundo de un área en concreto.

Un proceso de desarrollo profesional bien dirigido resulta en una mayor satisfacción laboral y en mejoras notables en la productividad. Para ello, existen diversas formas de impulsar el desarrollo profesional. Estas pueden incluir participar en clases o talleres especializados, asistir a conferencias o programas de tutoría diseñados para el crecimiento de los empleados o incluso obtener certificaciones como un máster que amplíen los conocimientos en el área de elección.

Etapas de un proceso de desarrollo profesional

Por lo general, los expertos reconocen cuatro fases en el desarrollo profesional (inicio, crecimiento, madurez y maestría), cada una con sus propias tareas de desarrollo, actividades y relaciones. La investigación señala que la etapa profesional en la que se encuentra un trabajador afecta a sus necesidades, actitudes y comportamientos laborales.

Las diferentes etapas del desarrollo profesional son las siguientes:

  1. Etapa de incorporación: los individuos con una edad menor de 30 años buscan información sobre trabajos y se preparan para su primer empleo. El papel de una empresa en esta etapa es proporcionar orientación y socialización.
  2. Etapa de crecimiento: los trabajadores en esta etapa tienen una edad entre 30 y 45 años, han encontrado su lugar, buscan independencia y contribuyen activamente al éxito de la empresa. En la etapa de crecimiento laboral se necesita un equilibrio entre los roles laborales y personales, así como tener una planificación de carrera.
  3. Etapa de madurez: esta fase se produce entre los 45 y 60 años e implica mantener habilidades, contribuir y ser mentores de nuevos empleados. Las empresas deben evitar el estancamiento de los trabajadores que se encuentran en la fase de madurez y asegurarse de que las habilidades se mantengan actualizadas.
  4. Etapa de maestría: finalmente, la etapa de maestría trae cambios en el equilibrio laboral-personal y afecta a las personas mayores de 60 años. Con algunas personas jubilándose o trabajando a tiempo parcial, la gestión gestión profesional se centra en la planificación de la jubilación.

Qué es el Desarrollo Profesional

¿Por qué es importante el desarrollo profesional? Beneficios para empleados y empresas

El desarrollo profesional va más allá del crecimiento individual de un empleado; su impacto se extiende también a la empresa. Es una inversión mutuamente beneficiosa que impulsa el crecimiento y el éxito a largo plazo tanto a nivel personal como organizacional.

Veamos por qué el desarrollo profesional es tan relevante y cómo beneficia tanto a empleados como a empresas.

Beneficios del desarrollo profesional para los trabajadores

  1.  Ampliación de habilidades: el desarrollo profesional ofrece a los empleados la oportunidad de perfeccionar sus habilidades actuales y adquirir nuevas competencias. Esto puede ser a través de la participación en cursos, talleres y certificaciones relevantes para su campo.
  2. Confianza y credibilidad: al sumar habilidades y certificaciones académicas a su currículum, los empleados ganan confianza en sus capacidades y aumentan su credibilidad ante los empleadores. Esto permite que se sientan más seguros en su trabajo y destacar entre otros profesionales.
  3. Desarrollo de liderazgo: el desarrollo profesional puede alentar a los empleados a explorar oportunidades de liderazgo que antes podrían no haber considerado. Esto potencia la posibilidad de crecer laboralmente y asumir roles de mayor responsabilidad de tipo directivo.
  4. Networking y conexiones: participar en programas de desarrollo profesional, como talleres y conferencias, es una oportunidad para establecer contactos. Estas conexiones pueden abrir puertas a nuevas oportunidades laborales y proporcionar apoyo en el crecimiento profesional.
  5. Progreso y mayores ingresos salariales: los empleados que dedican esfuerzo a su desarrollo profesional demuestran un compromiso constante con su propio crecimiento y superación. Esto puede atraer la atención de los empleadores y conducir a un avance profesional, así como a un aumento en su remuneración salarial.

Beneficios para empresas

  1. Mejora de la productividad y satisfacción laboral: los empleados de empresas que potencian el desarrollo profesional tienden a ser más productivos y sentirse más satisfechos en su trabajo. Adquieren nuevas habilidades que pueden aplicar a su puesto de trabajo y contribuir al rendimiento general de la empresa.
  2. Retención de empleados: ofrecer oportunidades de desarrollo profesional aumenta la tasa de retención de empleados. Cuando los trabajadores sienten que su crecimiento y avance son apoyados, es más probable que se queden en la empresa a largo plazo.
  3. Atracción de talento: las empresas que implementan sistemas de desarrollo profesional atraen a profesionales más cualificados e involucrados, lo cual puede ser una ventaja competitiva para la empresa.
  4. Fortalecimiento del equipo: el desarrollo profesional fortalece el equipo al fomentar una cultura de aprendizaje continuo y crecimiento. Los empleados capacitados contribuyen a crear un ambiente de trabajo más dinámico y colaborativo.
  5. Adaptación a cambios: las empresas que incentivan el desarrollo profesional tienen empleados con competencias actualizadas con las tendencias de la industria que, además, permiten adaptarse a los cambios con más agilidad y superar los desafíos competitivos.

Beneficios del desarrollo profesional

Cómo elaborar un plan profesional en 4 pasos

Un plan de desarrollo profesional es una estrategia personalizada y estructurada que tiene como objetivo mejorar habilidades, conocimientos y competencias. La planificación de desarrollo profesional puede variar según el puesto o el nivel de dificultad, pero en general consta de 4 pasos clave.

Autoevaluación

El primer paso de un plan de desarrollo profesional consiste en identificar habilidades, intereses, actitudes y metas personales. Esta autoevaluación personal implica una valoración honesta de las fortalezas, debilidades, intereses y valores individuales.

Análisis de la situación real

En esta fase, las personas deben obtener información sobre cómo la empresa valora las habilidades y conocimientos, así como su posición en los planes organizacionales. Es decir, si existen posibilidades de ascenso o de movimientos por las distintas áreas de la empresa.

Normalmente, los directores de recursos humanos ofrecen esta información como parte del proceso de evaluación del desempeño. Los planes de desarrollo profesional mejor estructurados y más ajustados a la realidad, no suelen dejar de lado la realización de una evaluación del rendimiento profesional. Por ejemplo, las compañías que implementan planes de desarrollo de mejora de la carrera profesional para los empleados tienden a realizar reuniones periódicas entre directivos y empleados, con el fin de revisar el rendimiento y tratar temas como aspiraciones profesionales y detectar áreas de mejora.

Objetivos a corto y largo plazo

En esta etapa del proceso de planificación de desarrollo profesional, se definen las metas a corto y largo plazo que el trabajador debe lograr. Los objetivos deben ser específicos y realistas y deben estar alineados con las aspiraciones y deseos de crecimiento del empleado. Según los objetivos marcados se identifican las áreas de mejora y las competencias que son necesarias desarrollar o fortalecer por parte del empleado para lograr dichos objetivos.

Por ejemplo:

Juan quiere convertirse en director comercial dentro de 5 años. Para ello necesitará desarrollar habilidades requeridas para ese puesto como saber gestionar el presupuesto de la empresa para evitar problemas de tesorería. Además, tendrá que trabajar un tiempo en el área de marketing estratégico con el fin de mejorar la realización de tareas además de adquirir nuevas competencias como aprender a usar los sistemas de gestión de la empresa y mejorar sus destrezas para liderar equipos de ventas.

Planificación de acciones

Dentro del plan de desarrollo profesional, se establecen acciones concretas que incluyen actividades como la participación en cursos de formación, seminarios, masters, adquisición de nuevas habilidades técnicas, búsqueda de oportunidades de mentoría, asistencia a conferencias y eventos, así como la expansión de la red de contactos profesionales.

A medida que se avanza en el desarrollo profesional, es importante revisar y ajustar el plan de manera regular, ya que las circunstancias laborales y personales pueden cambiar.

Plan de Desarrollo Profesional

Ejemplo práctico de una planificación de desarrollo profesional

A continuación, se desarrolla un ejemplo de un plan de desarrollo profesional de una persona que trabaja en el departamento de Marketing de una empresa.

Plan de desarrollo profesional

Aspiración Profesional

En un horizonte de 4 años, María que es ingeniera industrial, aspira a ser directiva de Marketing en una empresa líder del sector de la tecnología. Para lograrlo, necesita desarrollar las habilidades esenciales para ese rol, como el diseño de estrategias de marketing y la gestión de equipos creativos. También será crucial que perfeccione los conocimientos en análisis de mercado y tendencias, así como el uso de herramientas digitales para optimizar campañas publicitarias.

Objetivos de desarrollo profesional

  • Dominar la planificación estratégica: adquirir habilidades avanzadas en la planificación y ejecución de estrategias de marketing integrales que impulsen el posicionamiento de la marca y la adquisición de nuevos clientes.
  • Adquirir experiencia en Marketing Digital: participar activamente en proyectos de marketing digital para perfeccionar la creación y ejecución de campañas online, incluyendo publicidad en redes sociales y SEO.
  • Liderazgo de equipos: desarrollar habilidades de liderazgo necesarias para gestionar y dirigir equipos, promoviendo la colaboración y el logro de objetivos compartidos.
  • Análisis de datos: profundizar en la interpretación de métricas y análisis de mercado y ajustar las estrategias en función de los resultados obtenidos.

Recursos y Acciones

  • Inscripción en un programa MBA (Master en Dirección de Empresas) para adquirir conocimientos de gestión empresarial y una visión global del funcionamiento de la empresa e interrelación de las distintas áreas funcionales.
  • Participación en cursos y talleres de liderazgo y gestión de equipos.
  • Formación en herramientas de análisis de datos y software de marketing.
  • Colaboración en proyectos de marketing digital de la empresa para adquirir experiencia práctica.
  • Mentoring por parte de líderes en el área de marketing para obtener orientación y consejos valiosos.
  • Asistencia a conferencias y seminarios de marketing para mantenerse al tanto de las últimas tendencias y prácticas directivas.

Ejemplo plan de desarrollo profesional

Conclusiones sobre el desarrollo profesional

El desarrollo profesional es un proceso de crecimiento y superación que mejora la satisfacción laboral y fortalece la salud mental del trabajador. Además, las empresas que invierten recursos en el crecimiento de los empleados cosechan recompensas en forma de mayor productividad, adaptación a los cambios e innovación.

El avance profesional de los individuos aumenta el compromiso con la empresa y esto es una fuente de ventajas competitivas que impulsan la expansión en el mercado y la incursión en nuevos negocios.

Sin embargo, en un mundo de cambios acelerados, las organizaciones a menudo concentran su atención en la competencia y en los beneficios económicos, subestimando la potente herramienta que poseen: su propia fuerza laboral.

Para maximizar tanto la motivación, la satisfacción y la productividad de los empleados como los resultados generales de la empresa, es clave utilizar todos los recursos disponibles para mitigar inquietudes y ambigüedades profesionales. El desarrollo profesional no solo es vital para el bienestar del empleado, sino también para el éxito empresarial y, por lo tanto, ambas partes deben colaborar activamente en su diseño, ejecución y seguimiento.